Roma MATRIX

.....................

 

ROMA MATRIX

Si en el editorial anterior (ver) alertábamos de las repercusiones que sobre los Derechos Fundamentales de los más desfavorecidos están provocando las políticas de austeridad que han sido puestas en marcha como consecuencia de la crisis. No puedo dejar de referirme a otros aspectos que, desde tiempos remotos, también han vulnerando esos mismos derechos como consecuencia directa del racismo existente hacia nuestro pueblo, y que ha desembocado en una “gitano-fobia” abiertamente declarada en numerosos rincones de Europa.

Por ello la Dirección General de Justicia de la Comisión Europea, ha dado luz verde a toda una serie de proyectos destinados a combatir el racismo, la intolerancia y la xenofobia hacia la comunidad gitana europea. Siendo el más importante de estos proyectos, el denominado “Roma MATRIX” (ver), que cuenta con la participación directa de 19 organizaciones, siendo Maranatha una de ellas.

Bien sabemos que la discriminación, el racismo y la intolerancia generan  pobreza y, con ella, una exclusión social con la que los gitanos estamos familiarizados, pues venimos padeciendola desde siempre y desde muy distintos ámbitos, siendo quizá, la discriminación en el ámbito laboral la más importante de todas.

Con Roma Matrix vamos a tener oportunidad de ofrecer cobertura legal a todas aquellas infracciones discriminatorias que se produzcan mediante una atención directa a las víctimas, la tramitación de demandas y la resolución de conflictos. Sin embargo, conscientes de que esta actuación no resuelve la verdadera “hondura” del problema social al que nos enfrentamos, tan solo sus consecuencias más visibles; también vamos a desempeñar una intensa labor de diálogo político y social, imprescindible para el entendimiento mutuo y para la puesta en marcha de políticas adecuadas. Todo ello, acompañado por una intervención mediática que pretende terminar con la imagen estereotipada de los gitanos.

Esta es la propuesta de actuación que presentamos cuando fue requerida nuestra participación en el proyecto, pues siempre hemos defendido que ya no necesitamos de más estudios ni de más investigaciones o informes sobre la situación de nuestro pueblo, sino de actuaciones concretas aplicadas a problemas concretos. Algo que se ha echado en falta en la mayoría de los proyectos europeos destinados a la comunidad gitana, y que no han supuesto ningún beneficio ni ninguna mejora real de nuestra situación.

Tengo la esperanza de que éste pueda ser el inicio de un cambio en el modo de actuar y de enfocar los proyectos en Europa, sobre todo, a raíz de la entrada en vigor el año próximo de la Estrategia 2020, tal y como así se nos ha prometido desde la propia Comisión Europea. Ello abrirá un verdadero horizonte de posibilidades que, si sabemos aprovecharlas, pueden constituir el cimiento apropiado para el cambio que necesitamos.

Pero que nadie se confunda ni se lleve a engaño, el cambio no ha de venir de fuera, sino que hemos de ser nosotros mismos quienes lo provoquemos y lo lideremos. Si renunciamos a ello por comodidad, por miedo o por simple autocompasión, entonces no solo habremos desaprovechado esta oportunidad, sino que también habremos perdido legitimidad para protestar ante nadie por hallarnos donde estamos.

José Alfredo Maya Maya

Presidente de la Federación Maranatha de Asociaciones Gitanas

Mundo Gitano – Gypsy World